Política, poetas, cine, música, astronomía, teatro, libros, ciencia, doblaje, viñetas y mucho mucho más... la vida entera.

jueves, 21 de julio de 2016

SAUCE LLORÓN: el árbol de la melancolía y de los analgésicos.





Sauce llorón, Pixabay


En catalán tenemos una hermosa palabra para nombrar a los Sauces Llorones, DESMAIS, que significa desmayos).

Al parecer, este es un árbol sagrado celta que representa la melancolía, el pensamiento y la magia. Hay "21 árboles sagrados celtas que se corresponden a partes del año a los que les da su carácter y características, similar al horóscopo griego; las personas nacidas bajo la sombra de un determinado árbol en una determinada época del año, adquieren, además de su protección, sus características".



De la mitología céltica procede la costumbre de plantarlo en los cementerios, con sus ramas inclinadas hacia la tierra. No inspira desesperación, sino melancolía por los desaparecidos.

"Además, la corteza, llamada cortex salicis, se empleó con fines medicinales, como antipirético y analgésico. Con el tiempo, se aisló la sustancia blanquecina, a la que se llamó salicina. Nuestra saliva la transforma en ácido salicílico, el cual, tras un proceso de acetilización y mezclándolo con productos derivados del vinagre, se pudo obtener el ácido acetilsalicílico". Es decir, la aspirina.

El Sauce LLorón o de Babilonia "se asocia con un sentimiento de tristeza, nostálgica, quizás recuerdos de tiempos pasados, cosas lejanas que nunca volverán, que quedaron atrás por el implacable ciclo de la vida"

Os dejo un enlace para conocer más curiosidades de este majestuoso árbol, que a mí, personalmente, me parece una maravilla. Siempre lo he asociado a mi infancia. Será porque a la entrada del pueblo donde veraneaba de pequeña había un precioso sauce bajo el que me pasaba horas mirándolo desde abajo, tumbada en la hierba, mientras me reía hasta llorar con mis amigas contándonos chistes, a cual más malo, cerca de la piscina.

Tiene algo hipnotizante. Será por su carácter analgésico.





**

foto

No hay comentarios: