Política, poetas, cine, música, astronomía, teatro, libros, ciencia, doblaje, viñetas y mucho mucho más... la vida entera.

lunes, 3 de julio de 2017

Carta abierta a Ascensión Mendieta


Ascensión, quiero decirte tantas cosas. Me faltan palabras.
No encuentro la forma, me fallan los tiempos, los verbos, las comas.
Eres el camino que andaba buscando. La dignidad lleva tu nombre.
El mundo es un poco menos feo desde que te miré y te vi.
El mundo es menos oscuro desde que me miraste.
Vi tantas cosas en tus ojos.
Otros mundos, otras formas de entender la vida.
Otras palabras que decir. Otros silencios que nombrar.
Tus pasos son mis pasos ahora.
Tus manos levantando esa rosa son mis manos ahora.

Ascención, quiero caminar y algún día llegar a tu lado.
Reconocerme en el espejo y ver tus ojos en mis pupilas.
Que en las brasas esté tu fuego, tu lucha, tu luz.
Que mis pasos sean dignos de tu dignidad, de tu sonrisa.
Me fallan los verbos y no entiendo de rabia, ni de venganzas.

Entiendo las heridas, aunque no las entienda; las veo en tus ojos.
En tus ojos que son los míos y los de esta España herida.
Hoy cierras la tuya, la de todos. Pero hay otros. Otros que sangran.
Hay tanto que lloran y buscan y chocan con puertas cerradas.
Solo queremos llevar flores a nuestras tumbas.
Hoy el cementerio cura nuestro dolor y entierra nuestra rabia.
Solo queremos curar nuestro pasado para poder tener un futuro.

Y aunque mi pasado sea otro, Ascensión, me miras y me reconozco.

Me miras y todo cobra sentido. Por fin.

No hay comentarios: