Política, poetas, cine, música, astronomía, teatro, libros, ciencia, doblaje, viñetas y mucho mucho más... la vida entera.

domingo, 7 de diciembre de 2008

SI UN ALA ESTÁ HERIDA NO PODEMOS VOLAR


ENTREVISTAS A MALALAI JOYA. eX DIPUTADA AFGANA




Usted analizará ¿Qué hace España en Afganistán? ¿Qué hace?


-La política de España en Afganistán está equivocada. Estados Unidos y sus aliados ocuparon mi país bajo la bandera de los derechos de la mujer y la democracia. Instalaron en el poder a los señores de la guerra, tan ignorantes como los talibanes. Las tropas deben irse.


Cuatro intentos de asesinato, escoltas y duerme cada noche en un sitio diferente. ¿Se puede vivir así?


-Aun así es fácil que me maten, pero no callarán mi voz ni taparán la verdad. Soy la voz de los sin voz.


Recientemente han asesinado a la jefa de la policía de Kandahar. ¿Teme ahora más por su vida?


-Cada día me siento más en peligro y cada reconocimiento internacional es más peligroso para mí. Pero conmigo tienen dos problemas: primero, desenmascaro criminales y no me vendo; y segundo, soy mujer y nos odian, y más si eres activista. No abandonaré Afganistán, porque daría mal ejemplo a mi gente.


Usted lleva burka para protegerse. ¿Cómo se ve Kabul así?


-Es como estar en la cárcel, pero te sientes segura. Es como un ataúd.
Occidente alegó la situación de la mujer afgana para justificar la invasión..., pero poco ha cambiadoHa ido a peor. Es un infierno. Muchas se autoinmolan para no ser vendidas y la lista de asesinadas es interminable. Hay tantos casos...


¿Por ejemplo?


-Trece parlamentarios violaron a una mujer ante sus hijos y le orinaron en la cara... Violaron a Shakiba, de 7 años, y a Basira, de 14. Son peores que animales, porque estos matan por algún motivo y ellos no.


¿Qué caso le afectó más?


-Muchos, muchos, no sabría cuál. (Malalai rompe a llorar. Calla, se seca las lágrimas y se excusa). Lloro enfrente tuyo, pero no delante de la gente que me pide ayuda, porque debo darles esperanza.


¿....?


-Un día cortaron un niño en pedazos que esparcieron por la aldea. Tras estallar una bomba, un padre desconsolado mostraba la camisa de su hijo: es todo lo que quedaba de él. Un parlamentario, Piram Qul, puso a dos niños en un hatillo con piedras y lo tiró al río. Darviz Kambakhsh está preso por bajar de internet un texto sobre la mujer... No hay justicia, solo mafia.

La expulsaron del Parlamento por llamar "animales" a los diputados... y pidió perdón a los animales por compararlos con criminales. ¿Qué pasó después?


-Me llamaron "puta" en el mismo Parlamento, me pegaron, intentaron violarme..., y dicen que si pido perdón puedo volver.


¿Nadie le ayudó?


-Muy pocos. La mayoría del Parlamento pertenece a los criminales.


¿Cómo es la vida cotidiana?


-La inseguridad es terrible y la perpetúan para justificar la presencia extranjera. 300.000 niños no van a clase. Hay saqueos, violaciones, queman escuelas y cortan orejas a maestros para ejemplarizar. Kabul es una ciudad de mendigos. Para comer, hay familias que venden niños por 10 dólares.


(elperiodico.com29/10/2008 Edición Impresa Teresa Pérez)




"La falta de derechos de las mujeres fue la excusa que utilizó Occidente para ocupar y atacar Afganistán""Es un secreto a voces que se utilizó el tema de la mujer afgana para echar una cortina de humo y polvo en los ojos de la opinión pública mundial. Fue la excusa de Occidente para ocupar y atacar Afganistán", denuncia contundente Malalai Joya, diputada afgana, amenazada de muerte.


¿Es Afganistán un país condenado a vivir sin paz?


-Para Afganistán, como para cualquier país, es una condena vivir sin paz. Es una situación que viene de lejos. Pero, desde el 11-S de 2001 la situación ha empeorado. EE.UU. y sus aliados han traído fuego y mayor presión a la ciudadanía; se ha invadido un país en nombre de la democracia, pero es sólo una excusa. Para una persona que ama la libertad y la paz, el sueño es llevar a los criminales de guerra ante los tribunales de justicia nacionales e internacionales. Sin embargo, hoy en día, en Afganistán están en el poder, ocupando cargos de responsabilidad

En su país, la guerra ha restablecido el negocio de la droga.


-Irak fue atacada por su petróleo, y Afganistán por su situación geopolítica y la han convertido en el centro de la mafia; el negocio de la droga mueve 600.000 millones de dólares anuales. Ahora mismo, el país produce el 93% del opio mundial; la CIA y las tropas estadounidenses -tal y como se ha hecho eco la BBC inglesa-, están implicados en este suculento y sucio negocio. Altos funcionarios son conocidos narcotraficantes que dicen luchar contra el opio, pero lo que hacen es potenciarlo.


En medio de este caos, las mujeres. ¿Están mejor o peor que antes de la ocupación del país?


-La bandera de los derechos de las mujeres fue utilizada para invadir mi país. La excusa fue quitar el burka a las mujeres, lo cual se ha demostrado que fue mentira. Se engañó a la opinión pública mundial.


¿El principal problema de las afganas es el burka o la educación, el respeto a los derechos humanos...?


-El primer problema de las mujeres no es el burka, si no el gobierno antidemocrático que tenemos en el país. Un gobierno de los señores de la guerra y narcotraficantes; el segundo problema es la sociedad patriarcal, que podríamos resolver con un gobierno democrático. Pero, en Afganistán no hay justicia; los medios de comunicación, además, no se hacen eco de noticias impactantes como las violaciones a niñas y mujeres; la condena a 20 años de un joven periodista, Parnez Kambakhsh, por descargar un artículo de internet.


¿Se ve en las nuevas generaciones de mujeres jóvenes avances en la igualdad de sus derechos?


-En los siete años de invasión, el número de mujeres y niños víctimas de la violencia ha aumentado. Los suicidios de mujeres se han disparado; sólo en los seis primeros meses del año, según datos oficiales, han ascendido a 250. Los ataques contra las mujeres son una epidemia y la mayoría son de índole sexual. Más de un 80% de las mujeres padece violencia en algún momento de su existencia y el 95% sufre depresión. Ocho de cada diez matrimonios son forzados y la esperanza de vida no supera los 44 años.


¿Si los talibanes volvieran a ganar se cebarían de nuevo en las mujeres?


-Durante los últimos 30 años ha habido guerra en Afganistán. Y las principales víctimas han sido las mujeres y los niños. Los talibanes tuvieron un periodo de prueba, igual que la Alianza del Norte y todos han resultado ser enemigos del pueblo afgano, a pesar de su máscara de democracia. Ahora de nuevo se quiere negociar con los talibanes. Pero, en Afganistán no sólo hay talibanes o bandidos de la Alianza del Norte, también hay demócratas que son el futuro del país, aunque sean débiles. Han ocupado nuestro país en nombre de la democracia y, premeditadamente, mantienen una situación inestable porque les beneficia para sus propias políticas estratégicas. Además, los talibanes ya están en el poder. En el Parlamento, en el senado hay talibanes responsables de masacres cuando estaban en el poder. Muchos de los asesinos viven del Gobierno de Kabul. Ésta es la principal razón de la situación catastrófica de Afganistán.


Cuando hablamos de derechos de las mujeres aquí y allí. ¿Reclamamos lo mismo?


Estamos en el mismo barco de los derechos humanos, de las mujeres, de la democracia. El llanto de las mujeres afganas es el llanto de todas las mujeres del mundo, las estadounidenses, las europeas, las vascas, las españolas. Como Afganistán es un país en guerra, allá no hay vida humana. Por ello es importante el trabajo de las personas que viven en democracia como en el País Vasco. Esto significa mucho para los hombres y mujeres que trabajamos en mi país por conseguir la situación que tienen ustedes.


¿Le gusta el modelo de igualdad hombre-mujer que observa aquí. ¿Le parece el ejemplo a seguir?


Ya lo tuvimos en mi país. No es nada nuevo para nosotras. Tengo fotos del periodo anterior a los talibanes. Entonces había mujeres, con pañuelo o sin él, que trabajaban cumpliendo su papel sin preocuparse de que las fueran a matar. Tenemos muchas mujeres destacadas en mi país que lucharon y sacrificaron su vida por los derechos de las mujeres. Esas luchadoras lo hicieron no sólo por Afganistán, sino por todos los países. Para nosotras es un sueño volver a conquistar nuestros derechos. Tenemos que aceptar los riesgos y necesitaremos el apoyo de los hombres democráticos. Creo que la igualdad de los derechos para hombres y mujeres hace una sociedad más justa. Para mí, una sociedad es un como un pájaro con dos alas, una es un hombre y otra una mujer. Si un ala está herida, el pájaro no puede volar.


¿Por dónde estaría la solución?


En la educación, pero no se le da prioridad. Estamos bajo un gobierno mafioso y antidemocrático que padece un paro tremendo y bajo el cual sólo el 2% de la población tiene acceso a la electricidad.


¿Y los miles de millones de dólares de la comunidad internacional para la reconstrucción del país?


Los 15.000 millones de dólares no han revertido en la población. Las mujeres en las zonas remotas están dispuestas a vender a sus recién nacidos por 10 dólares al no poderlos alimentar. La ciudad de Kabul se ha convertido en una inmensa urbe de mendigos. El 60% de la población está en paro y el 40% es pobre.


¿Cómo podemos ayudarles desde Euskadi y otros países de Europa?


Necesitamos más apoyo de los países democráticos, tanto en el apoyo de proyectos de cooperación como los que nos financia el Gobierno vasco, sino también alzando su voz contra un sistema mafioso como es el afgano. El primer apoyo que necesitamos es el moral. Estoy muy agradecida por la solidaridad que manifiesta el pueblo vasco ante situaciones como mi expulsión del Parlamento, por denunciar la corrupción. Les pediría que levanten su voz para impedir que se negocie de nuevo con los talibanes.


¿Con qué Afganistán sueña?


Sueño con que la educación vuelva a ser el centro del país .Sueño con un Afganistán donde las mujeres puedan decidir libremente si llevan el burka o no. Lamentablemente tengo que decir que hoy en día es útil. Aunque lo respeto, para mi el burka es insultar a la mujer, ponerla en una cárcel y ver el mundo por las rejas.



(entrevista en deia.com por Nekane Lauzirika)

2 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Interesante entrevista, que una vez más demuestra el derroche de quien entró y la vileza de quien lo ordeno. No cambiar nada, empeorarlo todo.

Un saludo...

Sasian dijo...

tal vez con un ala herida no se pueda voloar, pero te aseguro que con tu ayuda se van cicatrizando las heridas y poco a poco se consigue.

Estremece pensar que, un burka pueda servir para salvarse...cruel paradoja una prisión que permite la libertad...
un abrazo amiga