Política, poetas, cine, música, astronomía, teatro, libros, ciencia, doblaje, viñetas y mucho mucho más... la vida entera.

domingo, 5 de mayo de 2013

¿Qué democracia es esta? ¿La de la Rebelión de la granja de Orwell?


Democracia en 2013:

el maltratador (el Estado además de los mercados y los bancos) tiene impunidad.
Puede prevaricar, enchufar a toda su familia y amigos, enriquecerse con el dinero de los contribuyentes, ignorar al pueblo y reírse de él porque ni siquiera se les puede echar (en qué otros cargos laborales ocurre eso? Y sólo ellos, pueden admitir a trámite y votar las leyes que les blinda, les da impunidad y les enriquece aún más. Por la misma regla de tres, que los ladrones voten las leyes que deberían regular su actuación, ¿no?


La víctima, el maltratado, desahuciado, engañado y robado (pagamos impuestos para que los maltratadores anteriormente nombrados puedan seguir en el poder, con total impunidad) no puede defenderse porque toda la sociedad, los medios, los tertulianos estarán esperando como hienas para acusarles de violentos, filoetarras, radicales, etc

Y cuando haya debates televisados, al que defienda a los colectivos que luchan por ser un altavoz y por dar solución al drama de gente sin casa, sin comida, sin trabajo, al drama de la desesperación de que te persiga Hacienda y que te desahucien por dejar de pagar una mensualidad (por no poder, por tener que elegir entre comer o dar de comer a sus hijos y pagar el alquiler); a ese portavoz, se le acusará de demagogia y populismo barato, se le tergiversará, insultará, se le intentará sacar de sus casillas hablando de ideologías con la única finalidad de desviar el tema del debate…

La víctima de este crimen no puede manifestarse, ni alzar la voz, ni insultar, ni pegar pegatinas, ni ocupar viviendas vacías desde hace años, ni ir a casa de algún político a decirle cuál es su situación, ni acercarse al Congreso a decirles que paren ya de ahogarnos mientras viven a cuerpo de rey gracias a nuestros impuestos, ni llevarse un carrito de comida para darla a algún comedor social para que los medios se interesen mínimamente por la situación de ciertas personas en ciertos pueblos de España. Es decir, la víctima no puede defenderse por más que le ataquen.  Sea lo que sea que intente hacer será ilegal, ilegítimo o antidemocrático.


Eso sí, la víctima  puede votar.

¿Qué democracia es esta? ¿La de la Rebelión de la granja de Orwell? O las leyes y los castigos, los derechos y obligaciones, los sueldos (con rangos no abusivos) y otros beneficios laborales, además de las obligaciones fiscales (sin ingenierías fiscales sólo para algunos) se aplican por igual a  todos, 
o esto NO ES UNA DEMOCRACIA. 

Es caciquismo. 


No hay comentarios: